Harold Ramis ha muerto hoy día 24 de febrero (técnicamente escribo el 25, pero como el día no acaba hasta que uno se duerme, para mí sigue siendo 24) a los 69 años.

Recuerdo a mi profesor de la Universidad Pública Vasca, Patxi Urquijo, diciendo que «Atrapado en el Tiempo» era una de las mejores comedias de los 90. Y eso viniendo de un tío que veneraba a John Ford, Peckinpah y compañía, eran palabras mayores.  Pero no desacertadas.

Recuerdo verla por primera vez en un vhs defectuoso, años antes de ir a la Universidad, que no traía el final. Tuve que ir a descambiarla, y al día siguiente la ví por fin. Y vaya. Cayó varias veces en el plazo de ese semana.  Benditos videoclubs. Mis conocimientos de cine no me permitían categorizar algo como «mejor película de…» cuando la ví, pero sí sabía que era un descojono. Las historias que juegan con el tiempo, y con la idea de poder volver atrás para cambiar las cosas, siempre han tenido un atractivo especial. Y ésta encima tenía a Bill Murray y al tipo de «Búscate la Vida» haciendo de cámara.

Cuando me dijeron que el médico que ve a Bill Murray era Harold Ramis no lo podía creer. «Menudo  gordo» pensé. Normal, supongo, porque la última imagen que tenía de él era el empollón delgaducho de Cazafantasmas.

Harold ganó peso

Harodl Ramis haciendo de médico

Después de esta Obra Maestra, hizo «Mis Dobles, mi mujer y yo» con Michael Keaton, una divertida comedia que no está a la altura de la de la Marmota, pero que sigue estando muy bien. Después, no recuerdo bien el orden, hizo «Una Terapia Peligrosa» que me pareció pelín mala, «Bedazzled» que era un poco muy caca y alguna peli más seria, «La Cosecha de Hielo» creo…

Descansa en paz, chico. El artista que eras ya ha trascendido tanto delante como detrás de la pantalla.